Home

Apuntes

Paradójico hechizo para ahuyentar a la oscuridad

A Spell To Ward Off The Darkness (Ben Rivers y Ben Russell, 2013). Estonia. 98 '.

 

El logro creativo de A Spell To Ward Off The Darkness reside en la combinación de tres episodios sin vínculo narrativo —la comuna de Estonia, el ermitaño del bosque finlandés (el músico Lichens, Robert AA Lowe) y el concierto de "black metal" (el grupo Queequege) en Noruega— y un título falso: el hechizo no consigue el propósito de alejar la oscuridad.

 

En los tres episodios aparece el artista sonoro Robert AA Lowe, único vínculo entre las distintas partes de la película. En todos ellos, menos en la escena de la comuna de Estonia, es el protagonista.

 

En realidad, la película consta de cuatro partes. La primera, es la oscura y lenta panorámica circular tomada desde el centro del lago durante la noche. Es, sin duda, la presentación de la oscuridad a la que alude el tíulo. Es fascinante como evoluciona el sonido en los tres giros que da la cámara: del agua al ambiente nocturno y, de éste —en off sobre el mismo paisaje, con el horizonte situado en el centro del cuadro separando dos imágenes iguales, el cielo y su reflejo en las aguas quietas del lago—, al fuego, que más adelante dará paso al segundo bloque: la comuna.

 

El episodio de la comuna comienza con el fuego primordial, el hogar que da luz y calor. La comunidad social, la vida natural, los niños, la luz, la alegría y... el primer conflicto: en una conversación se plantea la divergencia entre la voluntad individual y la exigencias de la comunidad. En este preciso instante, surge el hechizo invertido, ya que no nos aleja la oscuridad sino que la provoca. Me refiero a la loca anécdota que un joven de la comuna traslada a su compañero: en el transcurso de una fiesta, con unos amigos, en la sauna, se forma espontáneamente un extraño circulo en el que cada compañero, sin saber por qué, se encuentra con un dedo metido en el culo del otro. Esta historia divertida e inquietante, que evoca a la imaginería El Bosco, es la que precipita la nueva secuencia de la película, la del ermitaño el bosque.

 

La tercera parte, muestra la abismal soledad del ermitaño rodeado de una naturaleza estéril, en oposición a la naturaleza fértil de la escena de la comuna. Al final de esta parte, el ermitaño provoca el inquitante incendio de la cabaña, que parece alimentarse con un fuego inútil que no ilumina y que no devasta: la casa no se desploma, a pesar de la excesiva duración del plano. Un fuego que arde en la oscuridad y arde sin fin. Fuego infernal que no purifica, no repele la oscuridad, como promete el título de la película, y que se proyecta sobre la satánica actuación del grupo de "black metal".

 

La poderosa secuencia del concierto de "black metal", rodada en plano secuencia, con la cámará pegada a los músicos y al público del concierto. Algunas miradas y sutíles gestos de espectadores delatan la presencia de la cámara y nos distancian: hacen que el rito se torne espectáculo. El protagonista, una vez acabado el concierto, en el mismo plano secuencia, se limpia la pintura del rostro y sale al exterior, sin que nada haya cambiado, volvemos al punto de partida: la oscuridad.

 

La densidad de la película seduce, la oscuridad atrapa, el hechizo liberador es celebración de lo oscuro, del círculo de humanos conectados por el ano, del magma oscuro de lo real, que es la sesencia del arte cinematográfico de River y Russell en este filme.

 

[ 10 agosto 2017 ]


El silencio del sabio y del tonto es el mismo silencio

Reactivo, Luis Lamadrid, work in progress.

 

Cualquier persona tiene un potencial creativo enorme, sólo hace falta fijarse en los sueños: los sueños de un artista no son de mejor calidad que los de cualquiera.

 

El vídeo, más que el cine, por su inmediatez, nos permite activar el proceso creativo de los sueños mientras estamos despiertos.

 

El pasado 1 de mayo, en la manifestación del barrio, grabé con la cámara los desfiles. Todos se conocían y se saludaban, cada grupo tenía bien ensayadas sus coreografías y proclamas, la energía revindicativa era muy intensa y, al mismo tiempo, alegre. Estas imágenes forman parte de mi próximo vídeo Reactivo, todavía en proceso.

 

[ 3 agosto 2017 ]